El secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Carlos Cabanas, ha asegurado hoy en Almería que los agricultores y ganaderos de Andalucía seguirán siendo los que más ayudas reciban de la Política Agraria Común (PAC), tanto del primer como del segundo pilar.

Tras reunirse con organizaciones profesionales agrarias de Córdoba, Cabanas ha insistido en que el Gobierno “tuvo muy en cuenta a Andalucía en la negociación de la reforma de la PAC”, evitando así la tasa plana que “hubiera supuesto una pérdida” para la comunidad de entre “450 y 500 millones de euros anuales”.

El secretario general ha indicado que el modelo de regionalización acordado con las comunidades autónomas mantiene la diferenciación para el olivar y el regadío, sectores en los que Andalucía tiene el mayor número de hectáreas de España.

Asimismo se ha referido al desarrollo rural, recordando que Andalucía tenía asignados en el periodo 2007-2013 un total de 2.117 millones de euros, de los que “no ejecutó 154,6 millones, lo que significa que Andalucía ha utilizado 1.962 millones”.

En este sentido, ha indicado que en el nuevo periodo se han asignado 1.906 millones que representan “el 24 por ciento de los fondos que llegan a España”, por lo que “se ha producido una reducción de 56 millones y no de 286, como se ha venido diciendo”.

Respecto a las ayudas del primer pilar, Cabanas ha declarado que Andalucía ha perdido 9.968 agricultores entre 2013 y 2015, lo que supone “una pérdida anual de más de 21 millones de euros, algo que no se puede achacar al Ministerio”.

Sobre el sector de frutas y hortalizas, ha destacado la necesidad de trabajar conjuntamente con las administraciones públicas para lograr un “importante nivel fitosanitario que permita que las exportaciones sigan creciendo”.

En relación a la fiscalidad, Cabanas ha explicado que el Ministerio de Agricultura se encuentra estudiando las peticiones de reducción que ha formulado el sector para trasladar posteriormente toda la información al Ministerio de Hacienda.

Por último, ha indicado que el Ministerio trabaja en una línea de ayudas para facilitar el acceso a la financiación de las explotaciones agrarias, y poder así hacer frente a la actual situación de dificultad que atraviesa el sector.