El PP de Córdoba plantea llevar a la Junta Electoral de Zona (JEZ) una fiesta solidaria con Cuba que se prevé organizar el 11 de junio en el Alcázar de los Reyes Cristianos de la capital cordobesa para la que se venderán entradas en la caseta del Partido Comunista en la Feria de Nuestra Señora de la Salud y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento al ceder dicho recinto. Así lo ha expuesto el portavoz municipal del PP, José María Bellido, en declaraciones a los periodistas, acompañado de la secretaria general del PP andaluz, Dolores López, y el presidente del PP cordobés y candidato número uno al Congreso, José Antonio Nieto.

En este sentido, el concejal ha señalado que si siguen con el acto, se comunicará a la JEZ, porque “debe conocer que se hace en un espacio público municipal, que colabora el Ayuntamiento y que se venden entradas en la caseta de un determinado partido que se presenta a las elecciones”. A su juicio, “la imparcialidad que debe mantener un ayuntamiento y el uso de espacios públicos que están delimitados en campaña se podría poner en cuestión con la celebración de este evento”, al tiempo que ha advertido del “manoseo que se hace de las instalaciones públicas de todos para actos que no representan a todos”. Al respecto, ha indicado que “en el Alcázar hasta el año pasado, por la noche había un espectáculo nocturno para el turismo”, pero “este año el sábado 11 de junio lo que hay es una fiesta solidaria con la dictadura de Cuba, organizada por comunistas, y en la que colabora el Ayuntamiento, que cede el espacio”.

Por tanto, considera que “debería hacer reflexionar que curiosamente en el primer sábado de campaña haya un acto en un espacio público, para el que se venden las entradas desde este viernes en la caseta del Partido Comunista”, de modo que entiende que “algo de carga de política tiene el acto y deberían replantearse si es conveniente en campaña ceder espacios de todos”, con “unas connotaciones políticas que a nadie se le escapa”. De esta forma, cree que debe haber “una reflexión en el Ayuntamiento sobre la gestión de los espacios públicos más sensata, objetiva y más alejada de sectarismos”, así como con “un plan específico que convierta a la ciudad en más atractiva y no más radical, que es lo único que lleva a cabo este gobierno del PSOE e IU”.

De hecho, ha apuntado que “el gobierno local debería hacer una reflexión sobre el año que lleva sobre si merece la pena gobernar en estas circunstancias, constantemente de charco en charco, o si merecería la pena reflexionar y pensar si no hay otras alternativas de gobierno mejores para la ciudad que la sufrida en el último año”. Ante todo ello, Bellido ha pedido que “todos los cordobeses tomen nota de lo que supone un gobierno de alianzas entre socialistas, comunistas y neocomunistas de Podemos para España”, de cara a las próximas elecciones.

Mientras, Dolores López ha criticado que “ya se ve cómo deriva la precampaña”, puesto que “se ve que el 26 de junio para el PSOE es un juego de tronos entre Susana Díaz y Pedro Sánchez”, mientras que “para Ciudadanos y Albert Rivera lo único que tiene que aportar y se ve estos días es vetar a Mariano Rajoy”. Dicho “veto”, según ella, “viene porque el día que se disolvieron las cámaras no se disolvió el pacto PSOE-Ciudadanos”, sino que “sigue más vivo que nunca”, al tiempo que “se ve lo que Podemos quiere para España, al defender que Otegui es un hombre de paz, comete atropellos también en la ciudad de Córdoba y quiere un modelo como Venezuela”. Frente a ello, “hay otra alternativa, como es el PP, que hace algo que no ha hecho ningún otro partido, que es poner por encima de todo el interés general”, ha defendido la popular, quien ha remarcado que este país “necesita certidumbre, seguridad, confianza y solidez y eso sólo lo ofrece, porque lo ha demostrado, un gobierno del PP”, al tiempo que ha advertido de “los líos de partidos” como “en Córdoba”, que “padece negativamente la ciudad”.

Entretanto, López ha apuntado que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, “también ha comenzado la campaña con un eslogan muy claro, que es el de siempre: muchas promesas y pocas soluciones”, y ha puesto “el ejemplo de las promesas incumplidas durante décadas, como la Autovía del Olivar y el Hospital Materno Infantil de Córdoba”. Además, ha reprochado que “el PSOE es el único responsable de que la comunidad sea la que tiene mayor tasa de paro”, a lo que ha apostillado que “Díaz ha perdido más de 1.500 millones de euros de formación, de los que 622 millones de euros han sido sin ejecutar, 539 millones de euros sin justificar y 400 millones de euros adjudicados y sin pagar”. Igualmente, ha avisado que “el PSOE está cada vez más escorado a la izquierda, le gustan los líos y tampoco respeta la voluntad de los ciudadanos de Andalucía”, si bien, ha resaltado que “frente a esa campaña de desprestigio y barro en la que algunos han entrado, el PP afronta la campaña con ilusión, ganas y fuerza”.

Por su parte, José Antonio Nieto ha lamentado “el desgobierno en muchos municipios, entre ellos el de Córdoba, por culpa de los cambalaches y teóricos acuerdos a los que se llegaron después de las elecciones municipales”, donde “llevan a que la información sobre Córdoba y las cosas que ocurren en la ciudad destaquen más por lo anecdótico y por pasar vergüenza con las cosas que suceden, que por lo patrimonial, el desarrollo y la generación de empleo”, ha declarado. Según ha comentado, se ha asistido a “muchas anécdotas desagradables en Córdoba”, para lo cual ha citado entre otras el hecho “lamentable” en el que “se llegó a sacar a turistas del Alcázar utilizando a la Policía Local”, de manera que ha afirmado que “lo que hay que saber de cara a las elecciones que lo que sucede en Córdoba y muchos ayuntamientos de España puede suceder en el Gobierno de la Nación”. Y es que, Nieto ha dicho que no quiere que “España dé el espectáculo que se produce en muchas ciudades por malos gobiernos”, de modo que “Córdoba tiene que ser parte de la contribución, dado que España se juega mucho el 26 de junio y evitar que el desgobierno en el que se están muchos ayuntamientos no llegue a provocar la vergüenza con acciones al frente del Gobierno”. Asimismo, ha subrayado que “no van a callar” al PP, que “seguirá denunciando cada barbaridad que suceda en la ciudad, porque costó mucho trabajo ser un referente turístico, que percibieran a Córdoba como una ciudad amable”, por lo que no quiere que “la imagen de ciudad la destruya un mal gobierno”, con “espectáculos que perjudican mucho y tienen consecuencias a futuro que hacen sentir preocupación”.