La vicesecretaria general y senadora del PP de Córdoba, Beatriz Jurado, ha pedido explicaciones a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y a la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, por el “agravio” que supone el no devolver la parte correspondiente de la paga extra del 2012 a los empleados públicos andaluces, tal y como ya lo están haciendo otras comunidades autónomas.

Jurado ha criticado que Susana Díaz vaya a ser la última en devolver a los funcionarios andaluces lo que les debe, entre los que se encuentran los 23.315 funcionarios con los que cuenta la Junta en la provincia de Córdoba.

La senadora popular ha explicado que “el Gobierno andaluz no sólo no devuelve el 75 por ciento de la paga extra de 2012, sino que además mantuvo el recorte en 2013 y 2014, años para los que ni siquiera ha fijado un compromiso de devolución”. En este sentido, ha indicado que el Gobierno de Díaz esgrime una vez tras otra la falta de recursos aunque señaló que es una cuestión de prioridad y compromiso, algo de lo que adolece.


Mientras el Estado devuelve en el mes de abril el 100 por cien de la paga extra del 2012, Andalucía sólo ha devuelto el 25 por cien de la de 2012, y no ha fijado ningún compromiso para la devolución de las pagas de 2013 y 2014, años en los que sólo Andalucía y Cataluña decidieron castigar a los funcionarios”, ha agregado.


“Díaz va a ser la última en devolverle lo que se l
e debe sin justificación ninguna, lo que suma 570 millones de euros a la enorme deuda de la Junta con los andaluces“, ha destacado.

En este sentido, Beatriz Jurado ha pedido al Gobierno andaluz que aprenda del Gobierno de Mariano Rajoy y cumpla con sus compromisos. “Rajoy se comprometió a devolver la paga extra a los funcionarios y a bajar los impuestos a los españoles y hoy los más de 420.000 declarantes cordobeses se benefician de la rebaja del IRPF”.


Esta campaña de la renta es la primera que se lleva a cabo tras la reducción del IRPF que entró en vigor el 1 de enero de 2015 y que posteriormente se volvió a rebajar en julio, adelantando así medio año la segunda parte de la rebaja que iba a entrar en vigor en 2016”, ha destacado Jurado.

Teniendo en cuenta que el sueldo medio de los cordobeses es de 20.000 euros anuales de media, según el Instituto Nacional de Estadística, la rebaja fiscal supone un ahorro de 112 euros anuales por contribuyente lo que sumaría 47 millones de euros que hoy están en los bolsillos de los cordobeses.

Un medida de la que también se benefician los más de 50.000 autónomos cordobeses, que han podido ahorrar 35,3 millones de euros gracias a la doble rebaja del IRPF que llevó a cabo el Gobierno en 2015.