Los alcaldes del Partido Popular de las 15 ciudades más pobladas de España –Madrid, Zaragoza, Málaga, Murcia, Córdoba, Almería y Alicante- han logrado hoy que la FEMP se posicione y exija al Gobierno de Pedro Sánchez un  “plan global de actuación que, de forma rápida, concertada y proporcional a la gravedad, resuelva de manera urgente las necesidades de los Ayuntamientos”.

En la reunión de las 15 ciudades más pobladas de España, los alcaldes  populares han logrado que el presidente de la FEMP, Abel Caballero, se comprometa a elevar a la Junta de Portavoces el documento que le fue remitido por el alcalde de Córdoba, José María Bellido, en el que se inste al Ejecutivo “con carácter de urgencia a establecer un plan de actuación global que otorgue ayudas directas a las Entidades Locales para afrontar con éxito la reconstrucción social y económica necesaria tras la pandemia”.

Así ha ocurrido en la reunión mantenida, en el día de hoy, con el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, y el vicepresidente de la institución, el también alcalde de Estepona, José María García Urbano.

Los alcaldes populares han conseguido que se introduzca un paquete global de acciones dirigidas a los Ayuntamientos, que vienen a completar las ya probadas, el pasado 14 de abril, por las 7 grandes ciudades de España en un primer encuentro que impulsó el alcalde de Zaragoza y portavoz en la FEMP del Partido Popular, Jorge Azcón.

Unas medidas que han sido discutidas y consensuadas por los alcaldes del Partido Popular en una reunión previa con el vicesecretario de Política Territorial, Antonio González Terol, quien ha señalado que “los Gobiernos Locales son actores clave en la recuperación económica y social de España y no pueden ser abandonados a su suerte por el partido en el Gobierno”.

Por ello, los alcaldes del Partido Popular presentes en la reunión han  concretado sus peticiones en cuatro grandes bloques de propuestas. De una parte, han instado al Gobierno a que conceda un fondo de 5.000 millones de euros en ayudas directas a los municipios para paliar la caída de ingresos que están teniendo y que permita sufragar el incremento de los gastos que la reconstrucción social y económica va a suponer.

Asimismo, han solicitado un adelanto de al menos el 50% de las entregas a cuenta de la participación en los tributos del estado para 2020 que, en su conjunto, ascienden a 12.486.427.000 euros. Ello supondría una importante inyección de liquidez para poder hacer frente a las tensiones de tesorería causadas por la crisis del coronavirus y las medidas que ya se han adoptado  de urgencia en todos los ayuntamientos de España.

Otra cuestión que preocupa de manera extraordinaria a los alcaldes de las grandes ciudades es la situación tan precaria en la que van a estar las  empresas de servicios públicos de transporte ya que la crisis sanitaria del coronavirus ha ocasionado una pérdida de viajeros que supera, en la mayoría de los casos, el 90%.

En consecuencia, los alcaldes populares han elevado a la mesa del G-15 la necesidad de que se cree un fondo específico de rescate del transporte público de 500 millones de euros. Del mismo modo, han planteado habilitar otro fondo para aumentar las ayudas de alimentación a través de los servicios sociales municipales con otros 300 millones de euros .

Finalmente, han solicitado que, de la financiación total que España obtenga de Fondos Europeos, se transfiera una parte proporcional a las Entidades Locales para poder compensar el impacto del Covid 19 en sus ingresos y gastos presupuestarios.

 

APOSTAR POR LO LOCAL

Durante la Cumbre de las grandes ciudades, los alcaldes populares, encabezados por el de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, han manifestado  que “apostar por la administración más cercana a los ciudadanos para resolver los graves problemas que afrontan debido a la parálisis de la economía, consecuencia del estado de alarma por el COVID-19, es hacerlo a caballo ganador”.

A juicio de los populares, “no hay administración que conozca mejor en dónde debe de colocarse el foco para lograr salir cuanto antes de la quiebra social y económica generada por el COVID-19”. Y ello, según explican, porque “las Entidades Locales somos la administración de lo cotidiano, la puerta a la que llaman en primer término todos aquellos que están en situación de vulnerabilidad”.

En este sentido, las grandes ciudades han exigido que el Gobierno de Sánchez de luz verde a que los Ayuntamientos y Diputaciones puedan hacer uso de los remanentes de tesorería de que disponen como consecuencia de haber encadenado superávits presupuestarios desde el año 2012.

A juicio de Martínez-Almeida “resulta indecente que los Ayuntamientos  tengamos 28.000 MM de euros de ahorros en entidades financieras y el Ejecutivo nos impida ponerlos en circulación con carácter inmediato para sacar de la UCI a la economía de nuestros territorios y para ayudar a aquellos que están en un situación de franca vulnerabilidad”.

En la misma línea, el vicepresidente de la FEMP y alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha aseverado que “el Gobierno debe adoptar con carácter de urgencia una decisión que despeje cualquier tipo duda sobre qué uso van a dar a los ahorros municipales. Pertenecen a nuestros vecinos y exigimos libertad para usarlos”.

Por último, el portavoz del PP en la FEMP y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha reiterado que “los Gobiernos Locales, a día de hoy, no han recibido ni un solo euro de ayuda por parte del Ejecutivo. No podemos seguir así ni un día más, no queremos parches sino soluciones globales para que la ayuda social no llegue tarde como ha ocurrido con las mascarillas y los tests”.