El secretario general y parlamentario andaluz del PP de Córdoba, Adolfo Molina, ha recordado al PSOE que “la sanidad, la educación y la política social son materias intocables” y que la Junta de Andalucía “tiene mucho gasto superfluo donde ahorrar sin necesidad de tocar nada más”.

Asimismo, Molina ha instado al Gobierno andaluz que preside Susana Díaz a “recuperar los fondos millonarios que se han ido por las alcantarillas” de los casos ERE, Invercaria, Avales o Cursos de Formación y que, si lo hiciera, “en lugar de déficit estaríamos hablando de superávit en las cuentas públicas andaluzas”.

“El Gobierno central en ningún momento le ha dicho a la Junta de Andalucía que tiene que recortar en políticas sociales, educación y sanidad”, ha insistido Molina, quien ha retado a Susana Díaz a “enseñar cuándo y dónde le ha dicho eso” el Ministerio de Hacienda. “No podrá hacerlo, sencillamente porque no se lo ha dicho”, ha apostillado el secretario general del PP de Córdoba.


En cambio, para el también parlamentario andaluz, resultan “preocupantes” los avisos que la presidenta de la Junta está realizando sobre este asunto, dando la impresión de que “mucho nos tememos de que van a ir por ahí sus ajustes, y para el PP la educación, la sanidad y las políticas sociales son intocables”.

La Junta está mintiendo, porque el Gobierno no exige recortes a las comunidades para cumplir con el objetivo de déficit, sino que no despilfarren”, ha asegurado Molina. Precisamente, el Ejecutivo central pidió a las comunidades autónomas que los créditos afectados por la no disponibilidad “deberán ser prioritariamente otros distintos a la atención de los servicios públicos fundamentales” y que “solicitó no tocar los gastos presupuestarios en materia de educación, sanidad y servicios sociales esenciales”.

Adolfo Molina ha pedido al Gobierno socialista de la Junta “que no mienta” y que acuda a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiero (CPFF), convocada este viernes, con “los deberes hechos”, es decir, con un plan de ajuste de 600 millones que no toque los servicios esenciales, sino que “puede y debe recortar el gasto superfluo y los cargos inútiles en la administración andaluza”.