El portavoz parlamentario del Partido Popular Andaluz, José Antonio Nieto, ha lamentando “la absoluta incapacidad de la ministra Montero y el Gobierno de Sánchez para sacar adelante unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) adaptados a la realidad de hoy, que responda a los problemas provocados por esta pandemia de covid”.


En lugar de ello, la ministra Montero “ha improvisado una rueda de prensa que no ha explicado bien” que, para el portavoz parlamentario, ha dejado “muchas incógnitas” que espera que resuelvan en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Nieto ha criticado que esta situación se une “a otros muchos incumplimientos” como el de la ley financiera que se tenía que haber remitido en julio a todas las comunidades, una información que espera
que se dé en la próxima reunión del CPFF.

Ha reclamado que se tengan en cuenta las necesidades de las comunidades y que se detalle la envolvente financiera, con el margen presupuestario, los adelantos a cuenta y el margen de deuda, siempre con un trato “igual” que a otras comunidades.

“Hasta ahora sólo sabemos que a País Vasco se le deja un margen de 2,6% y un 2,3% a Navarra, mientras que para Andalucía es un 0,2%”, lo que significa “más de 3.000 millones de euros que nos quitan, si esa decisión no se corrige, para poderlos invertir en sanidad, educación y políticas sociales”.

Nieto también se ha mostrado confiado en que el PSOE tenga “actitud leal y positiva”, y por ello “nos alegra la primera reunión” tenida por el grupo socialista con el Gobierno andaluz, al mismo tiempo que ha agradecido el trabajo de la Consejería de Hacienda “para sumar e incorporar sensibilidades de todos los grupos políticos para los presupuestos que Andalucía necesita para el que va a ser uno de sus años
más duros”.

“ESTRATEGIA DE DEMOLICIÓN AL CAMPO ANDALUZ”

El portavoz parlamentario ha denunciado, por otra parte, la “mala negociación” que el Gobierno de Sánchez está haciendo en el ámbito europeo para la Política Agraria Común (PAC) que hará perder a Andalucía más de 1.200 millones de euros y, con ello, “dificultará mantener la actividad en las zona de interior, poniendo en riesgo a la Andalucía casi vaciada con un daño a la agricultura y ganadería que puede ser irreversible”.

“Es fundamental que desde Andalucía los grupos parlamentarios estemos unidos para resistir a esa estrategia de demolición del campo andaluz que ha puesto en marcha el Gobierno de Sánchez”. Con ello, ha pedido también que se mantenga el sistema de regiones, que supone “un reparto pacífico”, que  continúen los derechos de ayuda y la protección para el agricultor y ganadero pluriactivo.